Convivencia de esquí 2017

Convivencia de esquí 2017

¿Qué hace del esquí un deporte tan adictivo y que valga la pena? Prepara la mochila -ropa, la necesaria- y estate dispuesto a pernoctar un jueves en el coche hasta llegar a Puigcerdá. ¿El motivo? Esquiar. Nacho es de los que conocen la libertad que el esquí confiere a quien lo practica y justifica el esfuerzo que éste, como cualquier otro deporte, exige hacer para poder ser disfrutado. En su opinión, esta convivencia ha sido «un paréntesis» en un cuatrimestre iniciado inmediatamente después de los exámenes de enero. La convivencia de esquí más allá de ser una positiva alteración de los hábitos rutinarios es además un modo de reencuentro con experiencias del pasado. Al menos eso hubo de pensar don Luis cuando se enfrentaba a unos esquís y anorak que hacía treinta años que no vestía. Trascendiendo el plano personal, la convivencia ha tenido un efecto concerniente a todos los que hemos participado en ella y que merece ser enfatizado. Cada jornada que finalizaba, el sentimiento de equipo se fortalecía y sus efectos eran fácilmente visibles. No solo hizo posible una coordinación de grupo extraordinaria sino también una interacción entre sus componentes que permitió al más nuevo aprender la técnica y al más veterano perfeccionarla. Miguel renunció parcialmente al snowboard por enseñar a Ricardo a esquiar, quien, por la otra parte, evitó entorpecer el ritmo del grupo superando los miedos que a veces este deporte suscita. Pablo fue mano derecha de don Luis y ayudante en la reminiscencia de un conocimiento obtenido tres décadas atrás. Y, aun debiendo madrugar al día siguiente, Juanda se puso al volante en un...
Moncloa habla como nunca

Moncloa habla como nunca

El Club de Debate abre las puertas de la oratoria a los colegiales de la mano de un auténtico experto. La familia de Moncloa habla hoy mejor que nunca. El Club de Debate ha preparado a los colegiales para la comunicación frente a un público exigente y a manejarse en las duras competiciones de debate. Pablo Méndez-Monasterio fue el encargado de guiarlos. Este mentor es vicepresidente del Consejo General del Debate Judicial y cuenta con varios premios de debate a sus espaldas. Las sesiones se desarrollaron entre el 3 de diciembre y el 4 de febrero. El debate del 11 de febrero entre dos equipos de colegiales puso la guinda a esta actividad. Los siete participantes buscaron la respuesta a la pregunta de si debería existir en España un salario mínimo imperativo. Sin embargo, el Club ha cogido velocidad de crucero y ya se ha propuesto realizar futuros debates. Como colofón, se plantea la participación en el Torneo “Pasarela Judicial” de finales de marzo. Durante todo este tiempo, los participantes aprendieron a expresarse de modo que el mensaje capte la atención y logre convencer al auditorio. Otro tema fue cómo detectar las falacias y la manera de responder ante tal situación. Una veintena de colegiales compartieron estas lecciones en el Club de Debate y el número, a día de hoy, no para de crecer. Rafael Molina Vega Derecho y Periodismo Universidad San Pablo CEU...