UNIV 2017: En el lugar y momento Santo

UNIV 2017: En el lugar y momento Santo

Cada año es distinto. Cada rincón es diferente. Las sensaciones y los sentimiento cambian. Por eso, cada curso, el Colegio Mayor Moncloa visita Roma con motivo del UNIV. Momento único para encontrarse cerca de Dios y lugar inigualable para estar durante Semana Santa. Esta Semana Santa fue una de las más especiales para los colegiales de Moncloa. Una veintena de ellos acudieron a la tradicional convivencia que se realiza en Roma con motivo del UNIV Forum. El encuentro cumplía el 50º aniversario en 2017, lo que lo convertía en un momento irrepetible. El foro permite el estudio, la argumentación y el diálogo sobre proyectos de investigación o de fines solidarios. Este año giraban entorno a “Un mundo en movimiento”, lema del UNIV 2017. Pero la convivencia iba todavía más allá. Roma es, junto a Tierra Santa, el mejor lugar para vivir esta fecha más profundamente. Se trata de uno de los momentos cumbre en la formación cristiana que ofrece el Colegio Mayor Moncloa: una oportunidad única para acercarse aún más a Dios. Por ello, se asistió a la Misa, la audiencia y los oficios en el Vaticano de mano del papa. Además, se produjo el primer encuentro de jóvenes con el nuevo prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, en Cavabianca, el Colegio Romano del Opus Dei. Durante la convivencia, los sacerdotes don Mariano Fazio y Carlos Nanei visitaron la residencia en la que se hospedaron los colegiales. Les transmitieron a los presentes sus experiencias con el papa y la vida en la obra. A pesar de ello, durante la Semana Santa también dio tiempo a conocer Roma. Nacho Vicens...
La Falla vuelve a casa

La Falla vuelve a casa

La Falla no defraudó en su regreso. Catorce metros recreaban el Empire State gracias a la unión y labor de los colegiales. La fiesta y la alegría inundaron Moncloa en una noche única reinada por las llamas y los fuegos artificiales. La Falla volvió a arder en la Avenida de la Moncloa. El 18 de marzo, el Colegio se engalanó para uno de los momentos más importantes y singulares del curso: nuestra seña característica. La construcción imitaba el famoso edificio americano Empire State Building. La falla tenía una altura de catorce metros, de las más altas en años. Fuego y artificios pusieron la guinda a una larga e intensa preparación. La fiesta comenzó ese día a las siete y media, cuando toda la familia de Moncloa recibió a Esmeralda Fernández, la Fallera Mayor, mujer de Daniel González Martín (antiguo decano del Colegio Mayor). Acto seguido, el pregonero Claudio Andrade pronunció unas profundas palabras que reflejaron a la perfección el espíritu fallero y colegial. Con ello, se dio paso a la cena, especialmente servida para esta ocasión única. Así se llegó a la esperada Cremà, a las nueve de la noche, en la zona del frontón. Los espectadores se colocaron en la calle, en el mismo frontón y en los puntos estratégicos del Colegio. La fallera encendió la traca que desembocaba en el edificio de madera y papel. Las llamas aparecieron y con ellas la emoción, así como la tensión propia por la incertidumbre de la caída. Pero todo salió bien cuando la falla se tendió hacia el hotel cinco sin ningún contratiempo. La alegría se mantuvo hasta el concierto,...