Discurso del Decano en el Acto de Imposición de Becas 2017

Discurso del Decano en el Acto de Imposición de Becas 2017

Discurso del Decano Javier Cabrera en el Acto de Imposición de Becas Colegiales
11 de marzo 2017


Señores de la mesa presidencial, distinguidos invitados, padres, amigos, colegiales de Moncloa. Como Decano del Colegio Mayor, me corresponde dedicar unas palabras en este solemne acto de imposición de becas.

Me van a permitir que comience con una anécdota. Como muchos sabréis, hace unas semanas el director y yo estuvimos de trabajo en unas Jornadas de Colegios Mayores en Sevilla. Unas Jornadas anuales, donde hasta ahora iban los directores a poner en común sus trabajos e ideas sobre el desarrollo de la vida en los Colegios Mayores. Este año, por primera vez nos incluyeron a los Decanos.

En las Jornadas, nos propusieron que trabajáramos juntos y compartiéramos experiencias. Más de 50 Decanos contaban los problemas que tenían en sus respectivos Colegios y, a decir verdad, no pusimos en común prácticamente nada. Y es que cada Colegio es un mundo, hay colegios de 400 residentes, y hay colegios de 50. Hay colegios asamblearios en donde se vota hasta el postre de los domingos y hay otros en donde las normas nos vienen de arriba.

Sin embargo, aun no poniendo mucho en común, creo que fueron unas Jornadas muy enriquecedoras donde vimos la realidad de cada Colegio y me pude reafirmar en la gran cantidad de aspectos positivos que posee Moncloa.

El próximo curso, nuestro Colegio Mayor cumplirá nada menos que 75 años. Estas paredes han visto pasar a más de 3.000 personas, todas ellas diferentes, pero unidas por un mismo distintivo como es Moncloa. Cada curso, los residentes de primer año llegan con un par de maletas a las espaldas. Cargadas de ilusiones, problemas y aspiraciones, muchas veces centradas en sus necesidades personales, que no tienen ninguna intención de compartir.

Es aquí donde nuestro Colegio Mayor tiene una labor fundamental y es la de dinamitar esa visión individualista de la etapa universitaria formando no solo a profesionales académicos sino a universitarios con valores.

Para llevar a cabo esta tarea, en Moncloa contamos con una ventaja que pocos tienen, y es el espíritu familiar que tanto se fomenta y se vive en esta casa. Este ambiente, es el que nos ayuda a fomentar la convivencia y a romper con la cultura del individualismo que tan presente se está haciendo entre los universitarios.

El Fundador de nuestro Colegio, san Josemaría, procuró cuidar mucho el buen ambiente colegial, sabiendo que era esencial para cabo esta labor formativa. Este espíritu de familia nos ayuda a enriquecer la vida colegial, pero tenemos que tener cuidado.

Es muy importante compartir nuestro tiempo con los demás para dejar atrás nuestros egoísmos, pero no olvidemos que es igual de importante nuestro desarrollo profesional. En este colegio contamos con todos los medios para sacar con éxito la carrera y nuestros padres están haciendo un gran esfuerzo para que vivamos aquí, como decía nuestro Fundador, quien pueda ser sabio, no le perdonamos que no lo sea.

Becarios, ahora me gustaría dirigirme a vosotros. Después de varios años siendo parte de Moncloa, vais a recibir el merecido reconocimiento. Todos vosotros lleváis el tiempo suficiente en el Colegio, para saber la responsabilidad que supone el ser becario. Os convertís en la figura de un colegial modelo, que saca adelante la vida en Moncloa. Porque recordad que, en buena medida, que las cosas salgan bien o no en el Colegio dependerá de nosotros.

Por otro lado, no debemos olvidar que al llevar 3 o 4 años en el Colegio, podemos habernos creado una zona confort, donde hemos decidido lo que queremos cambiar de nosotros a mejor, y lo que no vamos a cambiar porque estamos más cómodos. Por eso me gustaría recordaros, que la dirección de este Colegio Mayor, vive aquí porque tiene una vocación de servicio a los demás y su principal objetivo es ayudarnos a sacar lo mejor de nosotros mismos.

Una recomendación me gustaría daros, algo que todos debemos aprender, incluido yo y es el del desarrollar el espíritu de humildad. Una virtud que debemos hacer valer sobre todo los mayores. Ser becario no significa ni mucho menos que no nos equivoquemos y cuando tanto la dirección como otros residentes nos llamen la atención en algo a mejorar, siempre es bueno escuchar con humildad. A veces se pueden equivocar ellos, pero en ocasiones el orgullo nos puede nublar y no dejarnos reconocer nuestros errores. Como bien dice el dicho, quien bien te quiere te hará llorar.

Por último, me gustaría recordaros algo que también es aplicable a cualquier residente. Y es que Moncloa es un proyecto educativo de 4 años. Sin embargo, entiendo que no todos vayáis a vivir aquí durante este tiempo, sea por la razón que sea. Lo único que os recomiendo es que cuando tengáis intención de iros, paraos a pensar detenidamente el cómo llegasteis en primero y cómo os vais. Si realmente veis un cambio significativo, si vuestros padres os trajeron como niños y salís como hombres, realmente habréis triunfado en la que probablemente será la etapa más enriquecedora de vuestra vida.

Muchísimas gracias.

Javier Cabrera Manrique de Lara
Decano del Colegio Mayor Moncloa


Compartir:
facebooktwitter

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>